August 18, 2006

Incendios en las maquiladoras: Un peligro constante a la salud en la frontera

Por Luis Alonso Pérez

La mañana del miércoles 8 de agosto transcurría como cualquier otro día en la zona industrial de Otay: soleado y caluroso.

Las grandes chimeneas de las fábricas emanaban el humo desde los techos de lámina, pero alrededor de las 10 de la mañana una densa nube de humo negro comenzó a cubrir el cielo del parque industrial Las Misiones, ubicado a escasos kilómetros de la línea fronteriza con Estados Unidos.

La nube provenía de la maquiladora Falcon Foam, una planta productora de materiales de empaque de polietileno. Al poco tiempo la nube de humo cubrió la mayor parte de la zona industrial de Otay y llevó consigo una gran cortina de elementos tóxicos.

“La mayoría de los componentes químicos son cancerígenos, desde la materia prima, hasta el producto terminado”, expuso José Carmelo Zavala, director general del Centro Industrial de Gestión Ambiental (CIGA), una asociación civil que monitorea la calidad del aire en Tijuana como parte de sus esfuerzos ambientalistas.

“Si la gente en la proximidad de la cortina de humo permanece expuesto por un lapso de tiempo prolongado, les puede causar daños que van desde intoxicaciones leves que provocan dolores de cabeza e irritación de ojos, hasta la muerte”.

Manuel Valdez, técnico de urgencias médicas de la Cruz Roja de Tijuana, reportó que doce bomberos resultaron intoxicados al verse expuestos al humo del polietileno, pero recibieron oportunamente primeros auxilios como oxige-noterapia y lavados faciales, de manera que su condición se encontraba estable al poco tiempo.

Las condiciones climatológicas fueron favorables para que el humo no se dispersara en dirección de la zona colindante a Estados Unidos. El calor intenso hizo que la nube se elevara rápidamente y el viento la llevó hacia el este de la ciudad de Tijuana.

Aún así, Valdez consideró recomendable que las personas que habitan o trabajan al otro lado de la frontera tomaran precauciones como usar cubre bocas y de ser posible se retiraran de la zona.

El siniestro comenzó alrededor de las 10:15 a.m. y logró ser controlado a las 12:10 p.m. Durante ese tiempo las intensas llamas consumieron aproximadamente la mitad de la nave industrial y el humo causó la perdida total del material almacenado.

Rafael Carrillo, subdirector de bomberos, informó que una empleada resultó lesionada con quemaduras de segundo grado en sus brazos y que el total de los trabajadores de la empresa fueron evacuados, así como el personal de las maquiladoras de todo el parque industrial.

Agregó que la evacuación corrió por parte de la empresa y se llevó a cabo de una forma rápida y eficiente, sin embargo no se realizó con los procedimientos adecuados, lo que atribuyó a la falta de capacitación de los empleados de la fábrica en procedimientos de evacuación de emergencia.

Este no es un incidente aislado, ya que en Tijuana suceden alrededor de uno o dos incendios en maquiladoras al mes, en su mayoría a causa de negligencia de los trabajadores y falta de medidas eficientes de seguridad, según indicó el subdirector de bomberos.

De acuerdo con José Carmelo Zavala, las plantas maquiladoras deben implementar protocolos de manejo de materiales más estrictos, en particular los barriles de tolueno y los solventes de benceno que son usados en la producción del polietileno.

Zavala explicó que deben de realizarse inspecciones más estrictas y que a pesar de que existe la regulación de dichos protocolos en los tres niveles de gobierno, no hay recursos suficientes para su cumplimiento, por lo que es muy importante la capacitación y concientización de los trabajadores que manejan materiales peligrosos para evitar estos siniestros.

“Me parece que cuando suceden estos accidentes, las sanciones deben de ser del orden de que inhiban que esto suceda con frecuencia”, agregó el director del Centro Industrial de Gestión Ambiental.

De la misma forma expresó que sería benéfico que las autoridades otorgaran estímulos fiscales que fomenten que la producción en las maquiladoras sea más limpia.

“Nuestra política es promover la prevención de la contaminación y una producción más limpia, así como el ahorro de energía y de agua. En pocas palabras buscamos que la gestión ambiental sea rentable” expuso Zavala.

El CIGA apuesta más a la capacitación de las empresas y sus directivos que a las sanciones monetarias. “Queremos que (los empresarios) vean que la seguridad, el medio ambiente y la cuestión laboral es rentable y que si usan mejor sus recursos y sus materias primas, entonces obtendrán mayor producto y menos residuos.”

Return to the Frontpage