August 11, 2006

El regreso del son: el tradicional ritmo mexicano renace en California y en la frontera

Por Luis Alonso Pérez

El son veracruzano forma una parte importante de la tradición musical mexicana y ha viajado en los corazones de miles de migrantes que han cruzado la frontera en busca de una mejor vida.

Como consecuencia, el son jarocho tradicional goza actualmente de un renacimiento en los Estados Unidos, particularmente en California, y ha impulsado a las nuevas generaciones de intérpretes a experimentar con nuevos instrumentos y fusiones de ritmos, pero también a buscar un acercamiento con las raíces campesinas que mantienen viva su herencia cultural.

Encuentro del Son 2006 en Tijuana


Grupo Quemayama


Por quinto año consecutivo el Centro Cultural Tijuana (CECUT) llevará a cabo el festival Encuentro del Son, donde los residentes de Tijuana y del sur de California podrá disfrutar una tarde con tres distinguidos representantes del Son: La Choya, Quemayama y Los Reales de Michoacán.

La idea de organizar este festival nació en el 2001, como una inquietud de la Coordinación de Proyectos Binacionales por fortalecer las raíces de la música popular mexicana, así como difundir y dirigir la oferta cultural del CECUT hacia el sur de California.

En su edición del 2005 del Encuentro del Son se registró una asistencia de 485 personas y estuvo dividido en tres presentaciones: El Trío Xoxocapa el 20 de agosto; Los Parientes de Playa Vicente el 2 de septiembre y Los Utrera el 16 de septiem-bre.

Entrevista con Quemayama

Andrés Flores, integrante del grupo Quemayama, espera que éste sea un buen encuentro y agregó que traen mucha energía y muy buena vibra para su presentación.

“Vamos con muchas ganas de seguir presentando nuestra música, de representar a Veracruz y nuestra tradición” expresó Flores en una entrevista especial con La Prensa San Diego.

Esta será la segunda ocasión que Flores visite Tijuana, ya que lo hizo por primera vez en el 2002 con su anterior grupo Chuchumbé y se quedó con una muy buena impresión de la ciudad, gracias a la respuesta positiva del auditorio, sin embargo es la primera visita con su grupo actual.

“Nosotros tocamos son jarocho, aunque ya no es el tradicional porque ése solo se sigue tocando en el campo, pero nuestra propuesta es mantener la raíz del son jarocho y mezclarla con nuevos ritmos, sonidos e instrumentos que se relacionan con las formas tradicionales” indicó Andrés Flores.

Llevando al son jarocho a nuevos niveles

En su búsqueda de nuevos ritmos, los integrantes de Quemayama han realizado fusiones musicales con artistas de diversas partes del mundo.

En el 2001 crearon el proyecto Afrofandango con la colaboración del senegalés Vieux Diop y su cora, un instrumento africano con un sonido similar al arpa jarocha, creado con la mitad de una calabaza grande con un mástil y cuerdas.

También han llevado a cabo experimentos de fusiones del son jarocho con ritmos de diferentes partes del mundo como Irlanda, Venezuela y España que han dado resultados variados, desde simples ensayos a puerta cerrada hasta concurridas presentaciones públicas.

En diciembre fueron invitados a la Ciudad de México para experimentar con la música de un grupo de Hip Hop de Oakland que resultó en una innovadora mezcla de ritmos. “Eso ya no era son jarocho” explicó Flores “fue más bien improvisación libre”.

En Octubre se presentarán en el festival Cervantino de Guanajuato, donde tocarán como parte de un proyecto muy interesante llamado “Diálogos”, en el que 5 grupos provenientes de Marruecos, Perú y de otras partes del mundo tocarán al mismo tiempo en el escenario.

A pesar de sus diversas colaboraciones, experimentos y fusiones, los integrantes de Quemayama siguen siendo fieles a sus raíces “Nos pueden encontrar en un gran escenario o fandangueando en una ranchería” expresó Flores. “Nosotros tratamos de dar a entender a las nuevas generaciones que pueden experimentar con diferentes tipos de música, pero sin olvidar las raíces”.

California mantiene vivo el son jarocho

“Ahora en Estados Unidos está llegando mucho el son jarocho” comentó Andrés Flores.

Actualmente hay alrededor 20 grupos en California -que es donde está más arraigado el son jarocho- en ciudades como Son del Centro de la ciudad de Santana, así como otros conjuntos en Los Angeles, Oakland, San José y Berkley.

“Lo más importante que yo veo es que antes nosotros viajábamos a Estados Unidos a enseñar nuestra música, pero ahora ellos vienen a Veracruz, inclusive algunos músicos se han quedado en mi casa” dijo Flores.

Los estudiantes, en su mayoría México-Americanos, estudian la música, el zapateado, la poesía y la Laudería, es decir la construcción de instrumentos musicales propios del son jarocho.

Para Andrés Flores esto es muy importante, ya que a nivel tradición se está perdiendo mucho el respeto a los músicos. “Ahora hay músicos jóvenes que aprenden en la ciudad y no se meten a los fandangos tradicionales del campo, ya no hay respeto a los viejos soneros, que es de donde uno aprendió. Es importante que vengan para que visiten a los músicos viejos, graben, aprendan de ellos, sobre su forma de vida y su forma de tocar”.

“No sé hasta donde vaya a llegar el son jarocho” expresó Flores “pero se escuchan comentarios de que a nivel mundial ya recibe casi tanto reconocimiento como el mariachi”.

Los integrantes de Quemayama impartirán una serie de talleres de Laudería en la casa de la cultura de Tijuana del 14 al 18 de Agosto. Si desea saber más sobre la música de Quemayama y los talleres que impartirán en Tijuana, puede escribir al correo electrónico Quemayama@yahoo.com.mx

Para mayor información sobre el festival Encuentro del Son comuníquese al Centro Cultural Tijuana al teléfono 01152 (664) 687 9600 o visite su página de Internet www.cecut.gob.mx

Return to the Frontpage