August 11, 2006

¿QUÉ CAMBIOS QUIEREN LOS CUBANOS?

A raíz de la enfermedad de líder Fidel Castro, tanto Washington como el exilio cubano de Miami buscan cambios en Cuba de acuerdo a sus intereses, pero no todos están de acuerdo.

Por Eduardo Stanley
New America Media

BARCELONA, España —A las pocas horas de anunciarse que Fidel Castro había sido sometido a una delicada operación quirúrgica el pasado 1ro de agosto, las fuerzas opositoras al gobierno de la isla caribeña, ubicados en Estados Unidos, iniciaron especulaciones y declaraciones de lo que debe ser —a su entender— el futuro político y social de Cuba.

Nadie parece preocuparse por lo que piensan los 11 millones de cubanos que viven en la isla. La administración Bush, como era de esperarse, derrochó verborragia contra Castro y anunció su apoyo a una “transición política” que le beneficie y criticó a aquellos disidentes cubanos que pidieron a Washington no intervenir. El cuerpo aún está caliente pero los buitres ya afilan sus dientes.

El exilio cubano de Miami, protegido y alimentado por Washington, ve por fin la oportunidad de regresar a la isla y controlar el poder. “Tengo temor que esa gente tome el poder, tienen mucho odio, mucho resentimiento”, dijo Pablo, un cubano que trabaja temporalmente en el norte de España y que pidió que su verdadero nombre no sea publicado. “Es que uno nunca sabe, yo voy a regresar y tengo familia”.

La mayoría de los cubanos contactados en Barcelona dijeron que hablarían en las mismas condiciones. “Esto es muy común, aunque las cosas han cambiado ultimamente en Cuba, la gente tiene temor de hablar”, comentó Xitlali Hernández, una psicóloga de 30 años que vive desde hace una década fuera de la isla pero que viaja constantemente a visitar a su familia.

Desde el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, Fidel Castro gobierna la isla. “Es el pilar del sistema”, comentó Hernández, quien asegura que existe temor de que Washington y el exilio cubano de Miami implementen la violencia. “Muchos están preocupados porque viven en propiedades que fueron confiscadas después de la Revolución, ¿qué pasará si los viejos propietarios regresan al poder?”

Si el pilar del sistema no vuelve a gobernar o si muere, ¿cambiará Cuba? ¿Y hacia dónde irá? Muchos parecen opinar aunque desde una perspectiva ideological y con poco conocimiento de la realidad del país y de su gente. “Hace tiempo que los cubanos están presionando para lograr cambios”, dice animadamente Pablo, casado y padre de dos hijos. “Lo que queremos es mejorar la economía personal, nosotros también quisieramos ir a pasear a Cancún”.

Para este trabajador, los avances en Cuba son notables en comparación con otros países-muchos de ellos más ricos. Por ejemplo, la educación y la medicina. “Escuché que el gobierno norteamericano dice que si hay cambios, apoyará mandando víveres y medicinas. Es ridículo, lo que Cuba necesita es inversión de capitales, no limosnas!”

El fantasma de la desaparición de la Unión Soviética, a comienzos de los 90s, está presente, afirma Pablo. “Si llega el capitalismo otra vez, nos ocurrirá lo mismo que a Rusia, donde un puñado de millonarios gobierna y la gente sigue igual o peor que antes. Necesitamos un balance social”.

Hernandez coincide y dice que miles de familias cubanas dependen de las remesas de familiares que viven en el extranjero. La alimentación y necesidades básicas estás aseguradas, pero ya no es suficiente. “Un ajuste en la economía diaria, elevar la calidad de vida es imperioso”. Y agrega, durante una breve pero distendida entrevista bajo el insoportable calor húmedo Catalán, que los logros de la Revolución no deben desaparecer.

“La educación es algo muy evidente, y no me refiero a la educación formal, a los títulos, sino a ese nivel más elevado de entendimiento y comunicación que tiene el pueblo cubano y que no ves en otras sociedades como la española”. También, explica, la idea colectiva de solidaridad e igualdad.

Sin embargo, estas conquistas estarían en peligro, según Hernandez, si continúa la situación económica actual, porque facilita el aumento de la corrupción y hasta el robo o fraude. “Eso es lo que se debe cambiar, la burocracia y la corrupción”.

A causa de la desaparición de la Unión Soviética, Cuba perdió un importante subsidio económico y entonces el gobierno abrió las puertas a ciertas inversions extranjeras-especialmente en el área turística, sin que esto beneficie a la población. Esta es, aparentemente, una de las contradicciones que el gobierno deberá resolver. Mientras tanto, los cubanos presionan para acelerar esos cambios.

“Si queremos cambios, pero queremos decidirlo nosotros, los que vivimos en Cuba”, dijo Pablo. “Porque mira, ¿te acuerdas cuando Fidel se enfrentó con Fox (el presidente de México)? Le dijo cosas duras, pero las dijo él, por sus pantalones. En cambio, los de Miami. Son cuatro o cinco los que hablan, los demás sólo repiten”.

Return to the Frontpage