August 11, 2006

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Luisa Fernanda Montero

¡Tome el control! no permita que el alcohol lo maneje

El ambiente festivo, la alegría y la música están y estarán eternamente ligados a nuestra herencia cultural hispana; eso está muy bien, siempre y cuando sepamos alejar nuestro júbilo innato del licor.

Conducir bajo los efectos del alcohol es un crimen. A partir del 16 de agosto hasta el 3 de septiembre, las autoridades aumentarán los controles en las carreteras, con el objetivo de hacer cumplir la ley y evitar accidentes fatales.

De acuerdo con las últimas cifras disponibles, cada treinta minutos una persona muere en este país, como resultado de choques relacionados con el consumo de alcohol, afectando así a una de cada tres personas en los Estados Unidos. Estas muertes, muchas de ellas inocentes, se pudieron haber prevenido.

Unas 15 mil personas murieron en el 2004 en hechos relacionados con el consumo irresponsable de alcohol a pesar de que conducir con una concentración de alcohol en la sangre superior al .08 por ciento es ilegal en todos los Estados de la nación, el Distrito de Columbia y Puerto Rico.

Cada año cerca de 4,500 hispanos en los Estados Unidos y Puerto Rico mueren en choques de vehículos de motor. De estas muertes, cerca  de un 45 por ciento ocurrieron en choques relacionados con el consumo de alcohol.

De acuerdo al informe de criminalidad del FBI, en el 2004 más de 1.4 millones de personas fueron arrestadas por manejar bajo la influencia del alcohol. Sin embargo, su ingerencia continua siendo parte de la vida cotidiana de muchos hispanos, ya que los accidentes vehiculares son la causa principal de muerte entre la población hispana entre las edades de 1 y  44 años.

La recomendación de las autoridades para las personas que planeen tomar alcohol es que sean responsables y designen a un conductor que se mantenga sobrio.

Quien decida conducir en estado de embriaguez o con un nivel de alcohol en la sangre igual o superior a 0.08 gramos por decilitro, durante la próxima temporada, tiene altas posibilidades de ser arrestado ya que se instalarán miles de puntos de revisión y cientos de patrullas y oficiales encubiertos estarán vigilando a los conductores. Quienes excedan los niveles de alcohol permitidos por ley, serán arrestados.

El riesgo de sufrir un accidente aumenta exponencialmente a medida que crece la concentración de alcohol en la sangre; es decir que con 0.5 gramos de alcohol por litro de sangre, el riesgo de accidente se duplica, con 0.8  aumenta 4 veces y con 1.6 gramos de alcohol por litro de sangre, el riesgo es 16 veces mayor.

Así que no sobran las prevenciones, y si valora su seguridad y la de los suyos, no se arriesgue, lo mejor que puede ocurrirle es que lo detengan, pase una buena temporada tras las rejas y pierda su licencia de conducir.

Si se pasa de tragos utilice el transporte público, tome un taxi o pida a un amigo sobrio que lo lleve a casa, en caso de no tener ninguna de esas opciones, es preferible que pase la noche en el lugar donde se embriagó.

Antes de ingerir el primer trago, es bueno que recuerde que el alcohol afecta al organismo perturbando muchas de sus facultades físicas y psico-lógicas; aumentando la fatiga y disminuyendo los reflejos y la capacidad de reacción.

Un conductor que ha consumido alcohol tiene serias dificultades para circular en línea recta; tiende a adelantar a los otros vehículos peligrosamente, conduce a una velocidad excesiva o injustificadamente reducida y generalmente yerra en las curvas.

El alcohol produce alteraciones psicomotoras; modifica en el sentido del equilibrio, disminuye la agudeza visual e impide hacer una valoración correcta de la distancia y lo que es peor, deja miles de huérfa-nos, viudas y madres inconsolables cuando conduce embriagado.

Tal y como lo dice la campaña del Departamento de Transporte de los Estados Unidos: Manejar borracho es un crimen. Serás arrestado.

Return to the Frontpage