April 7, 2006

Estar preparado es estar a salvo

Un grupo de San Ysidro preparará a los residentes en caso de un desastre

Por Pablo Jaime Sainz

Cuando Sean Duggan completó su entrenamiento de Equipo Comunitario de Respuesta a Emergencias (CERT) en el Departamento de Bomberos de San Diego le mostraron un mapa del condado de San Diego. Tenía que escoger un área donde le gustaría ser voluntario y entrenar a otros en preparación en caso de desastre. El mapa estaba lleno de alfileres, cada alfiler representando a un voluntario entrenado en técnicas CERT en las comunidades.

Él notó que las comunidades del Este del condado, especialmente aquellas afectadas por los incendios del 2003, estaban cubiertas con alfileres.

Duggan después miró hacia el sur y notó algo que llamó su atención. Todo San Ysidro solamente tenía un solo alfiler.

“De volada dije, ‘¡Quiero ir a San Ysidro!’”, dijo Duggan. “Pensé que era la comunidad que necesitaba la mayor atención pero recibía la más poca”.

El pasado agosto, Duggan, de 56 años, comenzó un año como voluntario del programa AmeriCorps*VISTA con la organización San Diego Volunteer.

Su meta es mejorar la preparación para desastres en el condado de San Diego.

Por los últimos cuatro meses, el residente de National City ha comenzado a tocar puertas en San Ysidro preguntándole a organizaciones e instituciones si estarían interesados en ser parte de la San Ysidro Disaster Preparedness Task Force.

El grupo tiene dos propósitos principales, de acuerdo a Duggan:

1. Proveer educación e información básica acerca de los desastres a los residentes de San Ysidro.

2. Informar a los residentes de San Ysidro lo que pueden esperar de las autoridades locales en caso de un desastre mayor.

“En los desastres, toda la comunidad se beneficia cuando por lo menos una persona sabe como reaccionar,” dijo Duggan. “El entrenamiento contestará las preguntas, “¿Cómo me protejo a mí mismo y ayudo a otros?’ y ‘¿Qué puedo esperar de las autoridades?’”

Añadió que San Ysidro es una comunidad de escasos recursos que ha sido rezagada. Dijo que la comunidad tiene una alta concentración de hispanos.

“No ha recibido su ‘parte justa’ cuando se trata de entrenamiento y educación acerca de los desastres”, dijo. “No queremos que en San Ysidro pase lo que pasó en Nueva Orleans con el Hura-cán Katrina cuando la comunidad sea azotada por un desastre mayor”.

Duggan dijo que ejemplos de desastres mayores son incendios, terremotos, plagas de enfermedades como la gripa aviar, y ataques terroristas.

Indicó que además de una falta de preparación en caso de desastre en San Ysidro, el idioma y el estatus migratorio podrían ser barreras en caso de un desastre en la comunidad.

“Recuerdo haber escuchado en las noticias que mucha gente fue deportada en Nueva Orleans porque salían a ayudar a otros. Pienso que muchos residentes de San Ysidro no querrán ayudar a sus vecinos en caso de un desastre por miedo a ser deportados”, dijo Duggan.

Afirmó que ha tenido éxito en establecer el task force y de lanzar un programa que dará educación básica de desastre en todas las escuelas en el Distrito Escolar de San Ysidro el próximo año escolar. Voluntarios bilingües de la Cruz Roja darán presentaciones a los niños en inglés y español.

“Tenemos el apoyo de las principales organizaciones de servicios sociales, todas las iglesias y muchos de los edificios de apartamentos”, indicó Duggan.

Algunas de las organizaciones que han mostrado su apoyo al programa son la Cámara de Comercio de San Ysidro, la Parroquia de Nuestra Señora del Monte Carmelo y el Distrito Escolar de San Ysidro, añadió.

Duggan afirmó que, una vez que el proyecto inicie, su meta es tener una sesión de entrenamiento de una hora al mes en diferentes ubicaciones en San Ysidro. Algunas de ellas serán en inglés, algunas en español, dijo.

Afirmó que en los próximos meses planea tener un Día de Atención a los Desastres en San Ysidro, donde la gente pueda obtener información básica acerca de la San Ysidro Disaster Preparedness Task Force y sus programas.

“El Huracán Katrina nos demostró que las comunidades de escasos recursos son las que pierden más vidas humanas durante un desastre. La gente de altos recursos pierden propiedades, pero no pierden sus vidas. La gente pobre que no tiene entrenamiento contra desastres son los que más mueren en un desastre”, dijo.

Duggan afirmó que cree que los residentes de San Ysidro no deben depender de nadie más para ayuda en caso de que llegara un desastre, ni en las autoridades.

“Tenemos que hacerlo nosotros mismos”, puntualizó.

Return to the Frontpage